Prensa: Conocé nuestras novedades!

La cancha a favor de las pymes

» Información General

Por Eduardo Bastitta - En Los Andes.com.ar

Un estudio reciente del Ieral revela datos preocupantes al respecto: 

1. La actividad emprendedora en Argentina tiene niveles inferiores al promedio en América Latina.

2. La mayor parte de los proyectos emprendedores locales son más por necesidad que por una oportunidad para mejorar los ingresos.

3. El “índice motivacional” que analiza el Ieral es bajísimo en la Argentina, la mitad del promedio de América Latina.

No podemos pensar que los argentinos, que siempre tuvimos fama de buenos emprendedores, hemos cambiado tan rotundamente. Más bien es necesario analizar el contexto que ha generado el fracaso de quienes han intentado emprender. Para comprender estos síntomas, basta repasar el panorama en el que una PYME debe desarrollarse en nuestro país, sometida desde sus inicios a una altísima y distorsiva presión fiscal, con la inestabilidad de una moneda débil, la existencia de competencia desleal por parte de una fecunda economía informal, sin el soporte de un sistema financiero y frente a la monopolización de los mercados por parte de las grandes empresas. 

Trazando una analogía con el fútbol, la pequeña y mediana empresa es como un equipo que, sin tener posibilidad de entrenar ni tomar ritmo de competencia, sale a la cancha contra otros mucho más poderosos que tienen presupuesto y continuidad desde hace muchos años. En el mismo torneo, este equipo compite contra otros que se dan el lujo de jugar sucio sin que el árbitro intervenga. Además, se compite en un campo con inclinación en favor del contrario, y no hay cambio de lado. Ante esa lucha desigual, cada nueva escuadra que se presenta en la competencia termina fracasando. Lo mismo les ocurre a los cientos de miles de emprendedores que abandonan sus proyectos, resignando su vocación, por un empleo en el Estado o en una gran corporación. 

En este escenario, existe una alternativa que puede morigerar el contexto negativo, logrando una oportunidad para las pymes: el trabajo en red. Colaborando en forma coordinada, las empresas pueden aunar fuerzas e implementar modelos de negocios comunitarios que permitan reemplazar los beneficios de la escala que tienen las grandes compañías, a la vez que logren desarrollar nuevos nichos de negocio con flexibilidad e innovación. 

Veamos un ejemplo concreto: según mediciones del Banco Mundial, para una PYME promedio, la logística representa un 42% del total de sus costos industriales, mientras que para una empresa grande el número se reduce a 16%. Ante esta desigualdad, la pyme cuenta con la posibilidad de emplazarse en un parque logístico, donde cuenta con infraestructura y servicios a los que no podría acceder si se ubicara fuera del mismo. El emplazamiento de Pymes en un parque permite desarrollar un formato de cluster que fomenta la creación de proveedores y distribuidores, también pequeños y medianos, que consoliden servicios para diversas operaciones. 

Pymes con pymes en red logran así la escala que les permite competir en un marco de mayor igualdad con las grandes empresas. Los parques industriales y logísticos tienen una enorme capacidad de lograr sinergias operativas, al mismo tiempo que se comparte la infraestructura y los servicios generales: accesos, playas de maniobra, sistemas de incendio, redes de comunicación y energía, servicio de seguridad, mantenimiento, tratamiento de residuos, enfermería y muchos otros más. En la Argentina, los parques industriales y logísticos para pymes brillan por su ausencia. Para que existan tiene que haber actores que los desarrollen. El proveedor de infraestructura industrial y logística, no es más que una pyme que se dedica a esta actividad, es un eslabón más de toda la cadena de empresas que deben crearse en el país y que, trabajando en red, podrán competir con las grandes firmas y a los informales, en un marco de mayor igualdad. 

Existe un gran camino por recorrer para abrir rumbo a nuestros emprendedores y pymes. El trabajo en red es la gran alternativa para desconcentrar y formalizar la economía. Es la manera de competirle a  los monopolios que saben extender sus tentáculos en forma horizontal, acaparando sus mercados, pero también en forma vertical, sometiendo a sus proveedores y distribuidores, empleados y consumidores. 

Lamentablemente, la solución del trabajo de pymes en red está actualmente vedada por la existencia de ciertos impuestos y tasas que la desalientan, como son el impuesto de Ingresos Brutos, el Débito Crédito y las tasas municipales. Estos gravámenes pesan sobre los ingresos sin considerar la existencia de valor agregado, destruyendo de esta forma la posibilidad de generar redes y retroalimentando la inclinación de la cancha en favor de monopolios e informales. 

El desafío y la oportunidad de transformar la economía de la Argentina y de la región en un ámbito en el que florezcan las Pymes en red es grande, es posible, pero sobre todo es el único camino hacia el desarrollo económico sustentable y con equidad.

Notas Relacionadas